Zaherir

aprendi-que-humillar-otra-persona-es-hacerle--T-rNMY6U

Per Merche Maldonado – 10/12/2015

 

Si tus ojos me dijeran lo mismo que tus manos, me volvería loca, aunque sólo puedo aspirar a que desees mi cuerpo y no mi alma.

Si tus manos me dijeran lo mismo que tus palabras, me elevaría hacia lo más alto de los cielos abiertos, aunque sólo puedo aspirar a que recorras mi cuerpo en silencio y te distancies al concluir.

Si tus palabras me dijeran lo que merezco oír, sería una mujer preciosa, aunque sólo puedo aspirar a quererme y respetarme a mí misma.

Lo único que deseo, es detener mi paso bruscamente y cambiar de rumbo, ya que merezco olvidarte y empezar de nuevo en otro mundo, donde no me dañen ni me humillen.

 

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Crea tu propio blog con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: