Fantasia ambigua

hqdefault

Con el pelo ondulado al viento, en aquel paraje mojado por flores frescas y arrugadas por el peso de su cuerpo, se imaginaba aquellos montes áridos sin vegetación que alguna vez alcanzó, en los que se alzaban el monte Venus y las montañas gemelas, traspasando el cañón con la garganta mojada.

Tal palidez se asemejaba a la luna llena reflejada en el lago y a las estrellas revoloteando por toda su figura que le obsequiaron con tantas caricias como pudiera aguantar.

Su seno emergía como un macizo empinado, llegando cada vez más alto, y su eco eran unos gélidos ahogados que su figura delicada no lograba contener.

Ríos de magma, calman el paraje y señala el murmullo del aleteo incesante de pasión.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s